SE02E01 – Romero Cuerda, Villanueva de la Serena.

En medio de la llanura extremeña aparece Villanueva de la Serena. En el segundo día vamos a visitar uno de los campos más míticos de Extremadura, el (aún, porque algún nombre tiene que tener hasta que sea oficial el nuevo) Municipal Romero Cuerda. Vamos allá. Rock rural.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hacemos las fotos momentos antes de que salga a entrenar el equipo a este inmaculado césped. Las nubes se apoderan de esta curiosa ciudad, cuya policía local esta en un antiguo silo y el Ayuntamiento tiene su sede en una antigua fábrica de jabones. De aquí es Jose Manuel Calderón

En 2008 el profesor y científico del CSIC López Linaje señala a Villanueva como origen de la tortilla de patata, a raíz de unos documentos de 1798 localizados. Desconocemos si era con o sin cebolla. Por ello, en Villanueva tienen pensado hacer un monumento a la tortilla. Si.
Y si la tortilla de patata y sus diferentes vertientes levanta no pocas ampollas en twitter, vamos a hablar de Francisco Franco. Y no sacamos el doblaje de los Simpson porque no vendría a cuento.

Estamos en el estadio Villanovense de Villanueva de la Serena. Un campo que va a cambió su nombre para cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Estos cambios se aprobaron el pasado 27 de Diciembre en pleno municipal. Antiguo Romero Cuerda, por el que lo conocemos todos.

Manuel Romero Cuerda fue alcalde entre 1963 y 1974 y diputado provincial entre 1964 y 1979. Además de eso fue procurador y ganadero. El campo que lleva su nombre se inauguró en 1976 y fue la casa del por entonces Club Deportivo Villanovense.

Un Club Deportivo Villanovense que hasta 1990 había militado tan solo 15 campañas en Tercera División. La 90-91 logra la mejor clasificación de su historia, un cuarto puesto, que curiosamente da acceso a la liguilla de ascenso recién instaurada por la Federación.
Inciso. ¿Os habéis fijado en la sirena del escudo?. Si, una sirena en Extremadura. Se dice que un ejemplar de sirena vivía en los laderas del río, junto al castillo de la Encomienda. Que antes en árabe se llamo Mojáfar y después Castilnovo. Pero volvamos al fútbol.

En ella solo el Poli Ejido les supera gracias a su goal average particular, ya que terminan igualados a puntos. Ascienden los andaluces. Hasta que en Agosto de 1991, a pocas fechas de iniciar el campeonato, la plaza del Ceuta en 2B es otorgada al Villanovense. ¡Sorpresa!

El equipo termina la campaña de su debut como colista. Pero no fue lo peor. Lo peor es que las deudas ahogaban a la entidad fundada en 1951, que debía 16 millones a sus jugadores, por lo que fue descendida a Regional y desapareció. Sacaron a la sirena de su hábitat y murió.

Así nace el Sport Club Villanueva, germen del actual Villanovense. Un club ascensor que ha alcanzado la Segunda B en 2003, 2006, 2011 y 2014. Actualmente vive su etapa de esplendor, con cuatro campañas seguidas en Segunda B en las que han hecho historia de la que nos gusta.

Y no fue solo en Liga, ya que en Copa del Rey llegaron a jugar contra el Barcelona de Luis Enrique, empatando 0-0 en el Romero Cuerda y cayendo 6-1 en el Camp Nou con estas gradas supletorias llenas. Aunque su mayor éxito lo cosecharon con las dos clasificaciones para play-off.

El primer año el equipo de Julio Cobos pagó la novatada y tras vencer en el Romero Cuerda caían 2-0 frente al filial del Athletic. El año pasado, tras eliminar al Fuenlabrada, llegaron a ganar aquí al Racing 2-0, pero un 4-0 en Santander les dejó fuera.

En nuestra retina se quedó grabado el gol de Mustafá aquel día, con las gradas del estadio llenas poniéndose patas arriba con el 2-0 en un partidazo de Wilfred. Aquel día la ilusión se apoderó de todos los habitantes de Villanueva. La sirena podía volver a salir del agua.

Nos retiramos del estadio vislumbrando desde la grada el campo. En ese momento nos tomamos un respiro de 5 minutos para imaginar todo lo que sucedió en este campo vacío que en su día estuvo lleno de ilusión y esperanza. Es lo que tienen estos campos. Esa magia imborrable.