Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
This is the end. Es el fin de Segunda B.
Por eibarsestaox

This is the end, beautiful friend
This is the end, my only friend
The end of our elaborate plans
The end of everything that stands
The end

Es el fin de Segunda B.
La última temporada de una categoría que nos ha acompañado 43 años.
43 años asqueándola.
43 años amándola.

Segunda B nos hizo amar el fútbol.
No había televisión, por lo que la única opción para seguir a tu equipo era viajar cientos de kilómetros para verlo en pueblos perdidos de la geografía española.
Horas de coche, carretera y manta.
Un sinfín de gasolineras y peajes visitados.

El cansancio tornaba en ilusión al final del camino, cuando lograbas vislumbrar a lo lejos unas torretas cual Quijote por La Mancha.
Bajo esos focos estaba tu meta.
Tu sueño.
Tu partido.
Tu ilusión por un ascenso.
Tu miedo a un descenso.
Nuestra pasión.
Nuestro territorio.

Segunda B nos hizo ver la cara real del fútbol.
La lucha diaria por la supervivencia.
Los impagos.
Los esfuerzos por sacar adelante clubes deficitarios.
Las rifas.
El bocadillo de panceta.
La cerveza con alcohol, porque eso de las prohibiciones no iba con nosotros.

Con Segunda B aprendimos geografía.
Ríos y pueblos de España.
Aprendimos a identificar las hojas de los árboles que caían sobre la grada de hormigón.
Disfrutamos de atardeceres con un 0-0 en el marcador.
El olor a césped recién cortado.
El olor a linimento.
El olor a farias.

Segunda B era auténtica.
Nada que esconder.
Si el portero tenía insultar al árbitro que estaba a 60 metros el grito resonaba hasta en la plaza del Ayuntamiento.
Nada de taparse la boca.
Camisetas desteñidas.
Bigotes, centrales calvos.
Patadón al área y a correr.
Ovejas pastando.

No había uniformes.
La megafonía que nunca funcionaba.
El bar con Coca-Cola caducada.
El cable del marcador provocando chispazos.
La silla con publicidad de Mahou en la improvisada sala de prensa.
El taquillero con 87 años totalmente perdido.
Los carnets de socio perforados.

Segunda B nos hizo aprender lo que es la derrota.
Aprendimos que lo normal en esta vida no es ganar, sino perder o empatar.
Aprendimos no solo a comer barro un domingo si y otro también, sino que esto nos gustase.
Clubes cerca del aficionado.
Y el aficionado cerca de su club.

Los gritos de “Mercenarios” en junio pasaban al llegar a Segunda B a saludos en el Carrefour en septiembre. Tus amigos sobre el campo. Tus hermanos. Tu gente.
“La Segunda B es una mierda”
Si, pero era nuestra mierda.
El terror del Primera en la Copa a partido único.

Es por eso que esta manera de decirle adiós se hace tan triste.
Sin aficionados.
Sin cánticos en la grada.
Solo jugadores en twitter e instagram, partidos por televisión y un caos competitivo perpetrado por la RFEF.
Qué manera tan triste de despedirte.
Tú que nos has dado tanto.

Por ello durante los próximos meses haremos un pequeño homenaje a todos los clubes que han pasado por ella en forma de hilo recorriendo la geografía española provincia por provincia.
No tenemos otra manera de decirte que te queremos, Segunda B.
Y que nunca te olvidaremos.