Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

SE01E04 – Nova Creu Alta, Sabadell.

Hoy visitamos tambien una meca del fútbol. Un estadio que despertaba curiosidad desde que vi a N’Kono defendiendo sus porterías.
Hoy por fin pude contemplar in situ sus míticas torretas laterales. La Nova Creu Alta con un sol de justicia nos esperaba.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sabadell. Más de 200.000 habitantes. El Vallés occidental. Chimeneas y aires fabriles en su horizonte.

Nuevamente al igual que el Olímpico de Terrassa llama la atención el tamaño de las instalaciones y su amplitud. Pinos y eucaliptos lo rodean.

Vallas de Estrella Damm secundan un bar arlequinado con los colores del Sabadell. No hay mejor bienvenida.

El color azul viste la Nova Creu Alta por todos sus extremos. El lavado de imagen del estadio es digno de elogio.

El dibujo de Cesc Hiroshi, la creación que Yoichi Takahashi hizo para Sabadell, nos recibe en un mural a la entrada del estadio.

Y estamos dentro. Dentro de la Nova Creu Alta. El lavado de cara le ha sentado de perlas. El azul y gris encaja a la perfección. Precioso.

Las cabinas de prensa construidas para Barcelona 92. Allí se disputaron 5 partidos de la competición de fútbol.

El estadio data de 1967, y se inauguró tras una victoria del cuadro arlequinado sobre el Barcelona. Eran otros tiempos. En 2 años, Ferias.

Y es que bajo esas torretas y ese cielo azul el Brujas belga cayó 2-0 en Copa de Ferias de 1969. Luego vinieron tiempos más oscuros.

Recordado es aquel mítico partido contra Osasuna en 1987, que tras repetición del mismo llenó la Nova Creu Alta con casi 30K espectadores.

Por cierto, que soberana gozada pisar esta hierba. No te cansas de tocarla. Tal vez porque estaba a la sombra, que tambien influye.

Su último gran lleno data de 2011 en play-off frente al Eibar. Estaba lleno hasta este banco. El banco del Sabadell (podéis apedrearme).

Y tarde o temprano la Nova Creu Alta volverá a Segunda. Y el color arlequinado volverá a dejarse ver por las calles de Sabadell.
Y quizá sería un gran momento para rendir otra visita. Pero por hoy ha estado más que bien.