Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

S04E03 – El Llance, Unquera.

Nos adentramos en la etapa más al límite del #SobaoTour. Y no solo porque estamos en la frontera con Asturias sino porque esto es tierra de corbatas y no de sobaos. Si, las miticérrimas corbatas de Unquera. Va hilo.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Unquera es un pequeño pueblo de menos de 1.000 habitantes situado sobre la ría de Tina Mayor en plena desembocadura del río Deva. Al otro lado de la ría se encuentra el #BabayuTour que vivimos este verano. Y bordeando dicha ría, su campo de fútbol. Muy al borde.

Desde la autovía del Cantábrico se vislumbra El Llance, el histórico campo de los corbateros. A principios de siglo, el ferrocarril llegaba a Unquera, lo que facilitó las comunicaciones con la vecina Asturias. Gracias a ello en 1918 se disputó aquí un “match” muy recordado.

En tren llegaron un 30 de Agosto coincidiendo con las fiestas de Unquera un grupo de seminaristas irlandeses acompañados de estudiantes madrileños que veraneaban y estudiaban en Vidiago. Iban a disputar el primer partido de fútbol en la historia de la pequeña localidad.

Los vecinos de por entonces quedaron entusiasmados de aquel juego y decidieron crear el Deva Sport, club que comenzó su andadura vistiendo de rojiblanco. Pero resulta que en 1931 el club pasó de dicho uniforme rojiblanco a una camiseta completamente roja. ¿Por qué?

Pues resulta que por Unquera se comentaba que el presidente del Deva Sport aquellos años, al proclamarse la Segunda República en España, decidió que el club fuese de rojo completo. Para que nadie dudase de ellos, vamos. Y así fue hasta que el club desapareció por falta de medios.

No fue hasta los años 50 cuando se crea el actual Atlético Deva en Unquera. El fútbol renacía. El que nació tan solo unos meses más tarde de aquella fundación fue el postre que haría popular a esta localidad por todo el territorio español. Eran tiempos de I+D como podéis ver.

Manuel Canal era un pastelero de la zona que un buen día decidió dar salida al hojaldre que le sobraba en los postres para darle una forma especial, que su padre catalogó de “pajaritas y corbatas” . Y así nacieron las famosas corbatas de Unquera. Repostería clásica.

Los corbateros no pasan de Preferente hasta su histórico primer ascenso a Tercera en 1997. Tres años más tarde logran alcanzar su mejor posición. La quinta plaza a diez puntos del cuarto que promocionaba. A la temporada siguiente otra vez quintos, a cinco puntos del cuarto.

Cinco temporadas donde el mejor fútbol de toda esta zona se veía a orillas de Tina Mayor, en este coqueto terreno de 103×68. Un terreno de juego con una peculiaridad especial: Varias veces al año, las crecidas de la ría inundan por completo El Llance. Lo pilamos en bajamar.

Hace unos días se dejaron una puerta de El Llance abierta, por lo que un caballo se resguardó de la crecida del agua en el terreno de juego. Fruto de ello son los restos orgánicos repartidos por la hierba, impregnada de sal hasta la saciedad y hecha un precioso barrizal marítimo.

Las margaritas son las que inundan hoy un campo donde esta temporada se disputan partidos de Primera Regional. El club vive una época de vacas flacas en lo económico y en lo deportivo. Como muestra, la falta casi total de publicidad estática en el campo.

Sin embargo, la ilusión y la pasión por el fútbol mueve montañas. Al presidente, con el que hemos hablado, se le ilumina el rostro cuando habla de celebrar este año “El partido del centenario del fútbol en Unquera”. Será en Agosto. “Llevaremos camisetas de época”. Lo veremos.

Entre tanto el club debe buscar hojaldres sobrantes mientras intenta salvarse en Primera Regional como el caballo que busca terreno firme en El Llance en días de crecida. El histórico Atlético Deva intentará aguantar la crecida del Cantábrico combatiendo el salitre con fútbol.

Toca quitarnos el salitre para remontar el cauce del Deva. Nos espera La Hermida. Nos ponemos las corbatas de seminaristas irlandeses para la última etapa.
Créditos: Gracias eternas al presidente del Atlético Deva por cambiar sus vacas por nosotros unos minutos.
The end.