S03E05 – Riomar, Castro Urdiales.

Desde Sámano vamos a Castro Urdiales. Ese lugar de 30.000 habitantes censados y alrededor de 70.000 habitando en realidad. Porque vivir en Castro Urdiales es más barato que hacerlo en Bilbao. Y eso hizo circular el dinero aquí. Mucho dinero.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Apodada la Marbella del Norte, Castro es una de las ciudades con mayor corrupción de España. El boom de la construcción y el mercado inmobiliario tuvo consecuencia funestas. Varias causas abiertas por un desmadre histórico. La lista es interminable.

El desfalco legó a los 45 millones de euros. En un pueblo de 30.000 habitantes tuvieron el caso Korta, Proconor, Sobresueldos, APD-2, Mioño/Lusa, Urdicam, La Loma. El caciquismo y la estafa se llevó por delante un pueblo precioso a base de dinero negro.

El campo fue una de esas obras extrañas. A este campo no llegamos a entrar. Al tener pista de atletismo aquí suelen acceder solo los atletas. Un estadio del que solo se puede aprovechar la tribuna, construida de manera muy similar a la vieja tribuna de El Sardinero.

Riomar como estadio tardó ocho años en construirse. Durante mucho tiempo la obra estuvo parada. Los tapetes con hierba natural traídos de Bélgica se quedaron puestos y comenzaron a crecer sin control. Bajo este campo hay una escombrera, y encima no filtra bien. Y no solo eso.

Para poner el hueco de los banderines tuvieron que hacerlo con un martillo pilón. La zona del césped no está preparada para el fútbol. El atletismo tampoco ayuda. Se hace lanzamiento de martillo y los agujeros pueblan el terreno de juego los días de partido. Un anticampo.

Una pena, porque el viejo Riomar era oro puro. Un campo precioso, donde se llegaron a disputar dos liguillas de ascenso a Segunda B en 1994 y 1998. Hoy el abandono hacia el club es total, favorecido por un estadio totalmente abierto que no genera ingresos.

Pero no está todo perdido en Castro Urdiales. Al menos se puede salir a correr. Algo es algo.
Créditos: Gracias al McDonalds de Castro Urdiales por la única comida caliente en tres días.
The end.