Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

S03E04 – El Vallegón, Sámano.

Durante las últimas semanas hay un club en Cantabria que suscita todas las miradas por el estado de su campo. El Vallegón es un monumento al barro. Un campo hecho trizas sobre el que no solo es complicado jugar sino mantenerse en pie. Sámano salvaje.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sámano es una localidad de menos de 3.000 habitantes situada dentro del municipio de Castro Urdiales, a escasos kilómetros de la frontera con el País Vasco. Una zona preciosa con un verde nuclear en sus montes y un barro atómico en su superficie.

A Sámano vinimos en nuestra particular fiebre del oro: La fiebre del barro. Tan pronto se abrió la veda para el #SobaoTour, el Sámano se puso en contacto con nosotros para poder concertar una visita. Todo fueron facilidades para poder ver el campo que está en boca de todos.

Históricamente el Sámano es un equipo clásico de la Regional cántabra. Debutaron en Tercera por vez primera en la temporada 87/88, su mejor temporada hasta este año, donde consiguieron un meritorio 16º puesto. Al año siguiente, descendieron a Preferente.

En la temporada 2015/16 el Sámano volvió a Tercera mientras tu bailabas Can’t stop the feeling, de manera efímera, ya que quedaron colistas aquel año. Y nuevo descenso. Entonces el club pega su gran cambio. En una temporada de ensueño logran el regreso a Tercera División.

Este año, pese a su modestia, el club convierte su terreno de El Vallegón en un fortín. Son el equipo revelación. La séptima posición es casi heroica si tenemos en cuenta los transatlánticos que tienen por delante en la tabla clasificatoria. Un año para enmarcar, pese a todo.

Estamos en Marzo de 2018, y el Sámano lleva sin perder en casa desde el 2 de Octubre de 2016. Se disputaba la jornada 5 de la Regional Preferente y el Santillana ganaba aquí 1-2. Desde entonces, nadie ha conseguido ganarles. Nadie. Ríete tú del Ali Sami Yen.

En la plantilla que este año está haciendo historia, 18 de sus 20 jugadores son de Castro Urdiales. Esto ha provocado una unión total entre afición, directiva y jugadores, que ha llevado a que todos ellos trabajasen en los arreglos del campo del Vallegón.

Porque si, este es su terreno de juego. El Vallegón se encuentra situado en un polígono industrial del mismo nombre. A la hora de reclamar mejoras para su terreno de juego, el Ayuntamiento de Castro dice que pertenece a Sámano. Y el de Sámano dice que pertenece al polígono.

El polígono industrial es una obra sin entregar, por lo que se entiende que pertenece al Gobierno de Cantabria. Se entiende, porque aquí todos los políticos hablan y nadie hace nada. Eso si, los carteles de Castro apoyando al Deporte que no falten.

El campo ha provocado lesiones de todo tipo. Actualmente tiene dos lesionados de larga duración. En un partido frente al Escobedo, comenzaron con solo 4 jugadores en el banquillo. Todos lesionados. En la segunda parte se lesionó uno del once titular. Y no pudieron hacer cambios.

Por el campo derrapamos en múltiples ocasiones. El estado del terreno de juego no es su único mal. Por la esquina que veis en la foto se han colado un par de veces varias cabras, por lo que al llegar los jugadores tienen que pastorear las cabras para sacarlas.

Además, algunas veces se encuentran con otra desagradable sorpresa. En el monte que veis viven buitres, que al cazar sobrevuelan el campo, cayéndose alguna de sus piezas a él. Si, animales muertos en un campo de fútbol. No puede haber nada más auténtico.

Esta zona del terreno de juego se encontraba en mejores condiciones al ser esparcidos 16 sacos de arena tal y como dijimos anteriormente, gracias a la junta vecinal. Con un presupuesto que no llega a 25.000 euros cuentan con los medios justos para competir.

El club cuenta además con categorías inferiores que entrenan junto a las del Castro en el campo de Mioño. Y cuando decimos “junto” es muy junto, porque desde las 17 hasta las 21:30 entrenan cuatro equipos por hora, cada uno en una esquina del terreno de juego.

El resto de las instalaciones hablan a las claras de su modestia. Aquí podemos ver su improvisado jacuzzi de plástico. La pintura de las paredes recién pintadas en Diciembre se cae a trozos por la humedad reinante en el vestuario.

El barro ha cubierto casi en su totalidad el terreno de juego. Lo curioso es que los árbitros al comenzar los partidos no ven impedimento alguno en disputarlos, sobre todo teniendo en cuenta lo delicados que son en otras categorías superiores.

Los calentamientos previos a los partidos se realizan en una zona contigua. Un campo de entrenamiento invadido por los matorrales donde las cabras también campan a sus anchas. El Vallegón es la modestia hecha campo.

Pisoteamos el barrio por última vez mientras pensamos qué hacer con los zapatos. En estas ocasiones pensamos en cuando teníamos 6 años y saltábamos sobre los charcos perseguidos a voces por nuestra madre. Aquí la sensación es similar.

Nike, menos botas multicolor y más botas con clavos para tenerse en pie en Sámano. Just do it.
Créditos: Gracias al @UDSamano por la espectacular acogida de los miembros de la directiva y jugadores.
The end.