S03E01 – Municipal, Vargas.

La centralita de teléfono de Puente Viesgo está colapsada. Clemente camina por la recepción echando un cigarro mientras Zubizarreta cabizbajo recibe el ánimo de Delgado Meco. Guardiola se deja perilla. Iron football club. 1994, the place to be. Hilo.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Selección buscaba un hotel de concentración para preparar el Mundial de Estados Unidos. Y a Clemente y compañía se les ocurrió el Balneario de Puente Viesgo. Aquí vinieron los internacionales para preparar el Mundial y desconectar de sus clubes. Pocos lo hicieron.

Los entrenamientos en este campo se llenaban día tras día de curiosos. Aquello comenzó a irse de las manos cuando los colegios e institutos empezaron a fletar autobuses para que los escolares viesen a sus ídolos. Al acabar el entrenamiento todos saltaban al campo.

Julen Guerrero era el más reclamado. “Julen!! Julen!!”. Eran tiempos de New Kids on the Block. Centenares de adolescentes se agolpaban tras estos muros de cemento esperando saltar y abrazar a su ídolo. Zubizarreta, reciente descarte de Cruyff miraba incrédulo. Otero también.

Las horas muertas las pasaban distrayéndose de la mejor manera que podían. Pep Guardiola leía a Eduardo Mendoza. Lopetegui tomaba el sol, y la pareja Luis Enrique/Abelardo jugaba un partido de dobles contra Caminero/Hierro, por entonces en el Atlético y Real Madrid.

En la concentración del Mundial de Francia 1998, celebrada también aquí, Kiko se escapa en sus ratos libres para ver a su novia, la Miss Cantabria Patricia Ruiz que residía en la cercana Suances. En 1994 sin embargo, las escapadas a Juanele no se le dieron tan bien.

La concentración contó también con momentos culturales. Un Viernes sin entrenamiento, la selección visitó las cuevas de Altamira. Contaron con un permiso especial. Imaginamos y esperamos que Clemente no encendiese ningún cigarro dentro. Por entonces la perilla ya era generalizada.

La polémica corrió por parte de las televisiones. TVE tenía los derechos de la selección, y Antena 3 se presentó con un equipo de “El gran juego de la oca”, programa presentado por entonces por Emilio Aragón. Querían que los concursantes jugasen con miembros de la selección.

Clemente acabó por abandonar la idea de entrenar en el campo del Ayrón por la presión del público. Todo Cantabria estaba pendiente, y la avalancha de aficionados provocaba el colapso. Finalmente, decidieron entrenar en los Campos de Sport de El Sardinero.

La foto oficial de la concentración se realizó precisamente aquí. Con el antiguo caserío que se ve de fondo. Tardó casi treinta minutos en sacarse por la cantidad de niños y curiosos que saltaron al campo para inmortalizar también ellos el momento.

Los responsables del Ayrón vendían papeletas para sorteo. Y se sacaron un buen dineral. Casi 800.000 pesetas en unos días, al llenar todos los días un campo que fue construido con piedras extraídas del río Pas. Costó 30 millones, que en principio iban a ir para una depuradora.

En este campo jugaba y juega el Ayrón. Curioso nombre, ¿Verdad?. Proviene del inglés “iron”, ya que querían destacar la dureza del vocablo y lo resistente y fuerte de su juego. Fue fundado en 1917, y viste de azulgrana en conmemoración al Barcelona.

Airón también era un dios indígena que se relaciona con simas y aguas profundas, existiendo una relación directa por tanto entre Airón y el inframundo. De hecho hay muchos sitios donde existe un “Pozo Airón”, existiendo siempre leyendas de terror al respecto.

Su himno es glorioso, con estrofas como “Tiene Vargas un equipo que jugando quita el hipo” o “Cuando juega un amistoso hace un papel decoroso según dice la opinión”. La pena es que recientemente el campo pasó a ser de hierba artificial y le ha quitado algo de magia a aquel 1994.

El paraíso de Puente Viesgo vibró con la selección en años venideros, ya sin Clemente al mando. Juanele no jugó partido. Kiko se separó. Y los New Kids on the block también.

Créditos: Gracias @ayron_cf por atender las decenas de llamadas a horas intempestivas.

The end.