S02E03 – Campos de Sport de El Sardinero, Santander.

Viento en Santander. Y aunque llueva o sople sur el Racing estará ahí aumentando su historia centenaria. Estamos en la ciudad que inspiró a Jose María Pereda, enamoró a O’Conell, atrajo indios y expulsó chorizos. Cuentos y cuentistas del Racing. Va!

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La historia del racinguismo se inicia un mes de Junio de 1913 en el bar Sonderklass, en una reunión donde se funda el Santander Racing Club con indumentaria roja vía Sporting Club de Irún. Pronto los Campos de Sport comienzan a albergar sus partidos, desde 1914 concretamente.

Un pequeño banderín situado en el parque Mesones, colindante a los actuales Campos de Sport simboliza el lugar exacto del córner del terreno de juego que el Racing usó desde su fundación hasta 1988. El terreno sobre el que Mr. Pentland ordenaba enviar balones largos a los puntas.

El campo donde se solían ver a menudo papardas. Donde jugó Suiza frente a España en 1927. Donde la gradona de los malditos entonaba el “Ra, ra, ra”. Donde el gran Real Racing se proclama subcampeón de liga. Donde llegó a salir en una película de Mario Camus.

El campo que vio como se aplazaba un Real Racing – Racing Ferrol por el incendio de 1941 que destrozó buena parte de Santander. Y dado que los dos Racing se enfrentarían después en Copa, se determinó en la Federación que ese partido valiese para las dos competiciones. Insólito.

En la maqueta que vemos llama la atención la siempre curiosa estructura de la nueva grada de cemento de 1962, de 72 metros de largo, que evoca las olas de la playa de El Sardinero. Un año más tarde llegaban las primeras torretas de iluminación a los viejos Campos de Sport.

Los problemas de drenaje y sus vetustas gradas comenzaron a ser un problema, máxime cuando se quedó fuera de la terna para el Mundial 82. Finalmente se optó por construir un nuevo estadio. Miembros del Racing visitan Loftus Road. El último partido fue un 0-0 frente al Granada.

Tras la demolición en Junio del viejo campo, el nuevo Sardinero se inaugura ocho semanas más tarde con un partido frente al Real Oviedo y otro posterior entre Real Madrid y Everton. El equipo militaba en Segunda tras descender en 1987 por el ingenio de Manuel Irigoyen en Cádiz.

Un estadio que ve a su Racing comandado por Pachín caer a 2B por primera vez en su historia, saliendo de ella a las primeras de cambio gracias al autogol de Pombo en Getafe. El inicio de unos años dorados, culminados el 29 de Junio de 1993 con el ascenso a Primera División.

El club pasa a convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, un hecho clave en su historia posterior. Llegan al equipo tres rusos que harían historia en Santander. Ceballos se hace dueño de esta portería y las vallas se pueblan de aficionados subidos a ellas celebrando goles.

El dream team de Cruyff cae 5-0 en una noche mágica del racinguismo, con un Barcelona desarbolado por Quique Setién y compañía. El club logra asentarse en Primera, no sin dificultades. Pero ante las adversidades, siempre está Nando Yosu. La leyenda del indomable Nando.

En 1996 accede a este banquillo tras la marcha de Vicente Miera, y logra salvarlo. En 1998, repite prácticamente en la misma situación. Más complicado lo tiene en 2005, pero tambien logra salvarlo. Y peor en 2006, donde logra la salvación tras un 2-1 a Osasuna muy recordado.

El Racing había logrado salvar su primer bache: La entrada de Piterman en el accionariado, con un 24% de él. Su aventura en modo PC Fútbol duró 6 meses, suficientes para que el mito Preciado, ayudante de Nando Yosu en la 98/99 se viese obligado a dimitir, renunciando a su sueño.

La presión popular alejó a Piterman de Santander, y el club volvió a recuperar su funcionamiento normal. Sin saberlo, se había sentado un precedente que serviría en años posteriores. El Racing bordeó en varias ocasiones la muerte, pero siempre volvió a renacer.

Nando disfrutó como un niño cuando con 69 años vio a su Racing clasificarse por vez primera para competiciones europeas. El equipo entrenado por Marcelino se clasificó sexto tras un gol en la última jornada de Iván Bolado en el minuto 84 a Osasuna en esta portería.

Santander vibra con el gol de Gonzalo Colsa en el Parque de los Príncipes ante un PSG pre-jeque. Para el Racing la experiencia de haber jugado frente a equipos como el Manchester City o el propio PSG queda para la historia como un verso de Quique González.

Aparecen los primeros “pactos de Llanes”, aquella conspiración judeomasónica entre Sporting y Racing en caso de necesidad de alguno. Un ejemplo de colaboración entre Asturias y Cantabria, precediendo el contacto entre los oseznos Furaco y Paca/Tola en los montes.

Para entonces, nuevos nubarrones negros se cernían sobre el Racing con la gestión del ínclito Francisco Pernía. Fruto de su despilfarro, consigue traer a un inversor indio llamado Ali Syed al que Pernía y Revilla reciben como un semidios. “Si no lo encontramos, adiós Racing”. Ya.

“Hemos acertado con este hombre, es una persona solvente y un hombre sabio”, dice Revilla. El mundo entero ve a un tipo indio pequeño pegar saltos en este palco de los Campos de Sport. En 4 meses, todo lo prometido por Ali quedó en agua de borrajas, y el club quedó a la deriva.

El Racing entra en coma. Con Pernía y Lavín al mando, el club acaba colista en Primera. Y no solo eso, sino que baja inmediatamente a Segunda B la temporada de su centenario. Por segunda vez en su historia el Racing desciende al barro de la Segunda B.

En Enero, los dirigentes ordenan pasar lista a la afición antes de los partidos y cambian la ubicación de la grada joven. Además, culpan a la afición de no haber acudido a la ampliación de capital. La afición de la grada joven se harta en un Racing – Almería de Copa.

Varios aficionados rodean el palco, esa mal llamada “zona noble”. Este cenicero es usado como arma de defensa. Los sucesos ocurridos aquel partido son la mecha perfecta para que la situación explote como el Cabo Machichaco. Eso, y el plante de los jugadores frente a la Real.

El 31 de Enero de 2014, una Junta que la noche antes había desconvocado Ángel Lavín, se celebra finalmente tras restablecerla la Justicia. Tras la Junta, la afición vuelve a tomar el control del club. Sañudo presidente. El Racing vuelve a ser de todos y renace como club de fútbol

Pese a ello, el equipo desciende de nuevo a 2B, una gran oportunidad para comenzar de cero como en 1990 y edificarlo desde los cimientos. Reus, Cádiz y Barça B impiden el regreso a Segunda en 2016 y 2017. Hay que esperar al gol de Pombo para saltar al campo bufanda al viento.

Por desgracia, si algo va mal esta vez ya no podrá sentarse Nando en este asiento. El 20 de Febrero de 2016, unos problemas respiratorios acaban con su vida. “No es que haya dedicado mi vida al Racing, sino que mi vida es el Racing”, llegó a decir en una ocasión.

El descenso al pozo de 2B hizo implicarse al máximo a la afición. Todo el mundo arrimó el hombro y colaboró para que el barco racinguista no se hundiese. Eso generó un sentimiento de propiedad, de pertenencia, que se nota en cada rincón de los Campos de Sport. En cada curva.

Si el incendio de 1941 no acabó con Santander, los chorizos tampoco lo iban a hacer con el Racing. Así que más que repasar la historia de cien años, es justo poner énfasis en por qué el Racing va a poder volver a cumplir cien primaveras más: La afición. La que siempre está.

Porque como dijo Jose María Pereda en su día, “Quien aspira a adquirir riqueza u honores no sabe amar”. Por este palco se han visto muchos de esos, que ya no volverán. Y si no, siempre habrá un cenicero.

Cerquita de ese mar que es frío y bravo con la gradona siempre de tu lado. Así es el Racing.
Créditos: Gracias a @dquevedo por su carácter, profesionalidad, amabilidad y sencillez. Arriba el kit de supervivencia. Gracias al Dpto Comunicación del @realracingclub.
The end.