S01E05 – Solvay, Barreda.

Estamos en uno de los platos fuertes del #SobaoTour: Barreda, Campo de Solvay. No os podéis imaginar las ganas que teníamos de pisar uno de los campos más bonitos de toda España. Una joya de nuestro fútbol, un templo. Hilo merecido.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El campo de Solvay es un estadio con un toque tan británico y vintage que sentarse en el césped a admirar su tribuna te teletransporta a otro tiempo. A otra época. A otro fútbol. No le falta ningún detalle, y esperemos que sintáis en fotos las emociones que sentimos en él.

El campo recibe el nombre de Solvay a la empresa del mismo nombre que se asentó en Barreda en 1904. De hecho el logotipo de la empresa aparece en el escudo del Barreda. Es más, recientemente la empresa cambio el logo y el Barreda hizo lo propio con el escudo. Aquí el viejo.

La historia centenaria del Barreda se inicia en 1917, por lo que el año pasado celebraron su centenario. En la foto podéis ver el logotipo del centenario del Barreda, basado en los arcos de la tribuna de madera de Solvay que veréis a continuación. En la imagen, vestuarios.

La constitución del Barreda Sport fue en gran medida al interés del belga Eduardo Leroy, trabajador de los laboratorios químicos de Solvay, en el fútbol. El director de la fábrica era Mr. Paul Albarn, quien concedió unos terrenos dentro de la fábrica para disputar los partidos.

Leroy disfrutaría bastante con esta foto, ya que aparecen dos de sus grandes pasiones: Fútbol y botánica (bueno, son margaritas vulgares, si). De esta tierra cántabra se enamoró, así como de una santanderina. Hasta su muerte por problemas con el corazón.

Por entonces el club nace como Sociedad de Foot-Ball Barreda Sport, presidido por un francés de nombre Plaul Klein. Una de las curiosidades del club es que únicamente ha tenido ocho presidentes a lo largo de su historia. El actual, Jose Girón. Aquí aparecen todos ellos.

Girón lleva a cargo de la entidad casi 40 años. Como presidente vio triunfar en el Real Madrid a un chaval llamado Carlos Alonso, hijo de un guardia civil que vivía en Santillana del Mar, y que llevaba el sobrenombre de su pueblo: Santillana. Un chaval formado en el Barreda.

En 1929 se inauguraba este maravilla llamada estadio. Un 8 de Septiembre de 1929, con la disputa de un Real Racing – Gijón F.C. No confundir con el Real Sporting. El campo de Solvay por cierto, es propiedad de la propia empresa.

A continuación os lo vamos a enseñar. Preparaos porque vienen curvas. En esta imagen podéis ver el bar del campo, con la chimenea de Solvay al fondo.

La mayor parte de personas se emocionan con un gol en una final de Champions. En esta cuenta, con tan solo ver estas escaleras de madera que dan acceso a la tribuna se nos saltaban las lágrimas de emoción. Pura belleza.

La tribuna de Solvay. Madera. Pura madera. No sabes lo que es el amor hasta que te sientas en ella.

La balaustrada. de madera. En la grada, aparecen una serie de sillas patrocinadas no por Mahou, ni por Coca-Cola. No. Por la cerveza Carling. Y si, eso es el palco de Solvay.

Y cual es nuestra sorpresa cuando al fondo de la tribuna vislumbramos una bolera, delimitada por unos árboles otoñales, un busto, el cierre perimetral del terreno de juego y la tribuna de madera. Todo ello bajo un manto de nubes grises.

Recojebalones

Poesía pura

Proseguimos. Su pintoresca tribuna destaca por encima de todo. Tribuna de hierro coronada en madera de clara influencia británica. Su bolera en un córner. La fábrica de Solvay cerca. El casino situado a escasos metros….lo cierto es que todo es oro puro.

Santillana, que jugó en el Satélite, filial del Barreda, salió decenas de veces por estos vestuarios al verde césped de Solvay. Al fondo, un pequeño lavabo para limpiarse el barro de las botas.

En la antigua y competitiva Tercera, previa al nacimiento de Segunda B, el Barreda llegó a disputar doce temporadas. En total, los blanquiazules han llegado a militar en 43 ocasiones en Tercera. Nunca en Segunda B. Aunque en varios años estuvieron cerca del ascenso.

Su mejor temporada data de 1945, cuand los de Solvay disputaron la promoción de ascenso a Segunda, quedando cuarto en un grupo de seis compuesto por Salamanca (ascenso), Burgalesa, Orensana, Real Avilés, Lucense y el propio Barreda. Se quedaron a cuatro puntos de subir.

Un año antes el conjunto blanquiazul se alzaba con un título a nivel nacional, el campeonato de España amateur. En las eliminatorias superan al Club Lemos, Erandio Club y Mediodía de Madrid en un accidentado partido disputado en Madrid. Imaginad estas gradas llenas.

La final del campeonato se disputó en Sarriá un 18 de Junio de 1944, doce días después de que Bernard Montgomery y Eisenhower se pusiesen al frente del Día D en el desembarco de Normandía. La final por cierto, la disputaron contra el Barcelona. Y la ganaron.

Este mítico campeonato nació en 1929 al amparo de la Federación y pretendía impulsar el fútbol amateur frente al profesionalismo, limitando en alguna edición la edad de sus participantes a 23 años. El campeonato, por cierto, perduró hasta 1987, cuando desapareció finalmente.

El ascenso sobrevoló Solvay como ese papel sobrevoló por delante de nuestros narices en otras dos ocasiones recientes. En la promoción a Segunda B de 2003 el Barreda queda cuarto en un grupo con Recreación, Basconia y Barbastro. Y en 2005 son eliminados por el Zalla.

De pronto nos giramos y contemplamos esta estampa. Podría ser Oxford, Norwich o Scunthorpe incluso. Pero sabemos que es Solvay por la pequeña torreta. No en vano, Solvay fue el primer campo de Cantabria en tener luz artificial. No esta, lógicamente.

Dejamos ya esta maravilla de campo. Un clásico. El sabor del fútbol de antes. Aquí hemos vuelto a sentir las emociones de un niño. Créditos: Gracias a y por las gestiones. A la directiva del Barreda por apiadarse y a Solvay por permitir la visita. The end