Play-off 2019: El Toralin, Ponferrada

Play-off de ascenso a Segunda
SD Ponferradina 1-0 Hércules de Alicante CF

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ya estamos aquí. El ambiente es de las mejores citas en Ponferrada. Claxons sonando, camisetas de la Deportiva por todas partes, cerveza y muchísimo calor.
Gente de Alicante que ha venido pese al 1-3 de la ida. Puro playoff.

Estamos a 36 grados. Y eso que veníamos escapando del calor.
Los aledaños de El Toralín ya están llenos a la espera del partido.
El bar haciendo su agosto particular.

Dos horas para el partido. Suben los decibelios y la temperatura.

Bien, ya estamos dentro de El Toralín. Iremos contando el directo del partido de manera distendida como acostumbrados en este hilo. Hoy se juega…el partido. Un Ponferradina – Hércules que otorgará un puesto en Segunda División. Un partido marcado por el 1-3 de la ida.

El Toralín, un clásico de Segunda B desde el 5 de Septiembre de 2000 cuando fue inaugurado. En partido oficial el primer partido se disputó frente al Universidad de Oviedo. Desde entonces ha disfrutado de dos reformas para ampliar su capacidad y servicios.

Si en Alicante nos tocó al lado de la afición visitante, en Ponferrada repetimos. La moral herculana es envidiable tras el partido de la ida.
Las dos aficiones están aún en su mayoria fuera del campo bebiendo cerveza distendidamente.

Un campo este que reemplazo el mítico Fuentesnuevas. El Toralín se encuentra bastante más próximo a la ciudad de Ponferrada de lo que estaba Fuentesnuevas.
Esta zona se denominaba El Toralín, de ahí el nombre del estadio. Y la zona estaba bastante degradada.

El Toralín se encuentra dentro de la zona ocupada antiguamente por la montaña de carbón (ceniza y carbonilla) que tuvo Ponferrada hasta entrado el siglo XXI.
Una barbaridad de 10 millones de metros cúbicos de carbón y 90 metros de altura.

Aún hoy se pueden ver restos de aquella mole de carbón en las cercanías de El Toralín con su ya clásico suelo negro.
El aparcamiento va llenándose poco a poco pese a que la mayor parte de gente llega andando desde Ponferrada.

Las torretas de El Toralín acogen de nuevo un partido de vuelta del playoff de ascenso a Segunda desde el recordado enfrentamiento ante el Sant Andreu en 2010.
Aquel día El Toralín estaba a reventar de gente.
Tanto que la Deportiva se llevó una multa que no se repetirá esta vez.

La ciudad está engalanada. Hay banderas en los balcones, camisetas blanquiazules en cada esquina, bufandas al viento y la esperanza de no sufrir en el partido de hoy.
El Hércules sin embargo viene con el cuchillo entre los dientes.

En Alicante el ambiente era puramente festivo.
El Bierzo disfruta de los éxitos desde un cierto carácter independiente que la hace ser una región única en España.
Quizá fue eso lo que enamoró a Yuri.

Quince minutos para que comience el partido.
La cerveza se vende como si no hubiese mañana. Si unimos el clásico gorro fiestero de paja el combo es perfecto.
Los 36 grados hacen su efecto.
Hay cánticos recuerdo a las ciudades rivales.

La grada va tomando colorido blanquiazul. La Deportiva está ante el reto de lograr su cuarto ascenso a Segunda División.
Pero hay miedo y respeto al rival. Los dos equipos se retiran ya a vestuarios.

Isi, Kaxe y Bravo en punta en la Deportiva. Su máximo peligro.
Todo preparado en el césped que antes fue carbón y un lavadero.
Una pancarta en el fondo norte reza “A 90 minutos de ser leyenda”.

Saltan los dos equipos al terreno de juego. Se guarda un minuto de silencio interrumpido por un amago de minuto de silencio previo. Cosas raras que pasan con la tensión de los partidos.
El Hércules de negro y amarillo.

La Deportiva lleva desde el 17 de Febrero sin encajar un solo gol en El Toralín.
Pero esto es un playoff, señoras y señores. Y aquí todo puede pasar.

Este es el masivo desplazamiento herculano en busca de una eliminatoria que tienen muy, muy cuesta arriba.

A los dos minutos ha estado a punto de marcar la Ponfe.

Minuto 4 y se adelanta la Deportiva. Es el 1-0. El partido se pone aún más cuesta arriba.

El tanto se cree que ha sido de Óscar Sielva. Pero la locura ha sido tal que casi nadie se ha enterado.
La locura en El Toralín.

Pues nada. El Hércules sigue necesitando tres goles, en este caso para igualar la eliminatoria, y cuatro para superarla.
Cosas más raras se han visto pero….las sensaciones no son buenas, por decirlo de alguna manera.

 

Tiempo parado para que los jugadores y aficionados se hidraten.
26 minutos de juego sobre el verde césped berciano.
La grada vive ahora unos minutos de sosiego y paz.
Al fondo vemos la torre de la Rosaleda.

La Ponfe vivió una época de serias vacas flacas a finales del siglo XX, cadi coincidiendo con el ascenso a Primera del Hércules de Mari, Pavlicic y compañia. Desde entonces Ponferrada se ha vuelto capital del ciclismo y del fútbol.

 

Tensión en el bar. Las reservas de agua parecen acabarse. Hay carreras, empujones….no hay VAR para rearbitrar. Esto es el playoff.

Y con estas llegamos al final de los 45 minutos iniciales.
1-0 para la Deportiva para regocijo de su afición.
Los alicantinos entonan el “Si se puede”.
Nos retiramos a echarnos coca-cola por encima a falta de agua.
Volvemos en unos minutos.

Ismael Irurzun, por ejemplo, le hacia buena falta al Hércules hoy.
La sensación es que pueden estar rondando el área tres horas y no marcan. Han tenido varias pero….sigue el 1-0.

El partido se reanuda.
Gritos de “A por el bote oe” (???).
El partido sigue la tónica habitual de dominio herculano.
Aparecen los primeros bocadillos en la grada. Queremos botillo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El lunes con calma subiremos a eibarsestaox.com todas las fotos de la celebración, que fueron muchas.
Básicamente porque la alegría que transmitía la gente emocionaba. Y mucho.

Una maravilla poder haber disfrutado de esto junto a vosotros, Ponferrada.
Nos vamos.
Mañana más.