Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

SE01E05 – Municipal, Malpartida de Cáceres.

Esto es Malpartida de Cáceres. Y estas calles fueron portada nacional hace más de 50 años. El porqué os lo contamos ahora. Pero si descendemos por esta vía sin asfaltar llegamos a un nuevo campo de fútbol del #BellotaTour. Siguiendo el hilo hay una historia genial.

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En las navidades de 2010 Vicente del Bosque, recientemente campeón del mundo con la Selección, vino a Malpartida a inaugurar un campo de fútbol que lleva su nombre. En él juega el Club Polideportivo Malpartida. Once muchachos de Malpartida.

Corría el año 1961 y España aún se recuperaba de las heridas de la Guerra Civil. En zonas rurales como Malpartida los bienes eran más bien escasos. Falta de trabajo, pobreza, analfabetismo. Los niños no tenían ni tan siquiera para un balón. Así que pidieron uno al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento les dio uno de segunda mano, que duró un santiamén. José Mateo, un chaval que trabajaba de aprendiz en una peluquería tuvo una idea. Escribir una carta a aquel periódico que llegaba a la peluquería y contaba con “Cartas de los lectores”. Era el Marca.
La carta decía así:
“Somos 11 muchachos que formamos un equipo sin fondos en metálico. El balón que teníamos se nos ha destrozado y ahora nos encontramos sin balón para jugar a nuestro deporte predilecto. Pensamos si en toda España no habrá un club, más o menos poderoso…

…al que le sobre un balón y quiera regalárnoslo. O si, en ausencia de altruismo de algún club, si no existirá alguna persona altruista aficionada al fútbol que quiera ponernos como regalo de Reyes, un balón aunque sea usado. En nombre de los ‘Once muchachos de Malpartida’ les da las gracias José Mateos.

A los quince días lograron su objetivo y la carta fue publicada. Gracias a la tirada de Marca, un periodista mexicano hijo de exiliado español, Rogelio Rodríguez, leyó la carta. Rogelio tenía un programa radiofónico llamado “Tirando a gol”, donde hizo una colecta.

La gente colaboró, y se compró un balón de cuero, que viajó sobre el Atlántico a bordo de un avión Iberia para llegar a Madrid. A la redacción de Marca. Allí lo recibieron con entusiasmo y programaron un viaje (#BellotaTour 1961) hasta Malpartida para entregar el balón de México.

Dos periodistas y un fotógrafo, Carlos Méndez “Cronos”, Martínez Gandía y Alfredo Benito llegaron a Malpartida portando el balón. El recibimiento fue apoteósico. Al día siguiente se disputó un partido conmemorativo, que se jugó con otro balón. ¿Por qué?. Cosas del Ayuntamiento.

Al parecer a los chicos de la zona no les gustó mucho ese detalle del Ayuntamiento y escondieron la aguja con la que se podía inflar el balón. Al perder el aire no había manera de volver a inflarse por lo que quedaba sin uso. Incluso aunque fuese expuesto.

Porque, claro está, el balón que vino de México quedó expuesto en el Ayuntamiento y terminó desapareciendo. Hasta el año 2011, cuando el balón volvió a aparecer y ahora es propiedad del Club Polideportivo Malpartida. Es la historia del balón que vino de México.