Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

SE07E02 – La Cueva, Infiesto.

Estamos en Infiesto / L’Infiestu, villa del concejo de Piloña de 2.600 habitantes donde juega la histórica Piloñesa @Dptvapilonesa

CATEGORÍAS:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
 

El club cumple 100 años de vida este 2017. Fundado en 1917 la Pilo ha vivido años de gloria en el pasado.

 

Su campo es La Cueva, construido en 1973 para sustituir al legendario campo de Pialla. Su entorno es incomparable. Vamos con él.

 

Se construyó sobre una antigua vega en la que había un molino de agua. Estaba aquí. Por ello el terreno está más hundido.

 

El río Piloña pasa bordeando el campo. De hecho puedes pescar mientras sacas un córner. O bien el árbitro puede correr peligro.

 

Bordear el área en busca del penalty es un disfrute auténtico con estas vistas. Al fondo podemos ver lo que da nombre al campo. La Cueva.

 

¿Y qué es es La Cueva?. La Cueva viene del Santuario de la Vírgen de la Cueva que se encuentra pegado al campo. Os sonará de algo.

 

“Que llueva, que llueva, la virgen de la Cueva”. No hay certeza, pero este es uno de los sitios donde se dice nació la canción.

 

Subir la banda mientras el río suena pasando a tu lado es como para decidir hacer toda tu vida deportiva en la Piloñesa.

 

Nos volvemos al campo, donde amablemente nos ha recibido el presidente del club, Jose Luis Roza. Muchos minutos hablando de fútbol.

 

Empresas de la República Dominicana anunciándose en Infiesto es la globalización auténtica.

 

Sus modestos vestuarios con los cuales la Deportiva logró llegar a Tercera en 1981. En total, 18 temporadas de Tercera a sus espaldas.

 

Infiesto contaba con población dedicada a la agricultura y a la manufacturación de muebles hasta que llegó Ikea. Suecia se impuso.

 

La Piloñesa abandonó Tercera en 2003 para no volver a pisarla. Desde entonces el club subsiste como puede en categorías regionales.

 

El techo de uralita que derrumbó un temporal de nieve a los pocos días de inaugurarse. Y los asientos los del viejo Carlos Tartiere.

 

Que si. Que son rojos y no azules porque…..bam! Están pintados a mano. La Pilo viste de rojiblanco. Asi que había que sustituir el azul.

 

La nieve llena las hojas de los robles que bordean el campo, provocando que se agolpe sobre la uralita y la derrumbe en invierno.

 

Sus banquillos pegados al río. Barro en el área técnica como mandan los canones.

 

El sorteo de la rifa es old school.

 

Nos despedimos del presidente y de la Piloñesa en un entorno de naturaleza donde el fútbol se desarrolla como en los orígenes.

 

Orígenes que la Pilo homenajea en la entrada a La Cueva, un calco del antiguo acceso a Pialla, su legendario campo. Nostalgia pura.